Acceso al contenido

REVISTA ACTIVA. PORTADA

logotipo Revista Activa con enlace a la página de inicio
Hemeroteca
Estás en: Portada > Tu Seguridad Social

Tu Seguridad Social

Diego Valero destaca el aumento de la longevidad como uno de los principales retos del Sistema

Diego Valero, presidente de Novaster, ha repasado las principales dificultades, especialmente demográficas, a las que se enfrenta el Sistema y las distintas medidas adoptadas en países de nuestro entorno para combatir estos problemas comunes.

ACTIVA // 01 de febrero de 2017

El presidente de Novaster, Diego Valero, ha reanudado las comparecencias ante la Comisión del Pacto de Toledo exponiendo su punto de vista sobre los futuros retos del Sistema.

Valero ha destacado en su intervención el aumento de la longevidad para resaltar los retos del sistema de pensiones. “La esperanza de vida es mayor y el número de hijos es menor. Como sociedad, cada vez necesitamos menos gente para sobrevivir. La longevidad es un hecho positivo imparable, pero hay que considerarlo para modificar las pensiones”.

Para el presidente de Novaster, el problema de las pensiones tiene dos vertientes: la estructural o aumento de la longevidad y la coyuntural, debido a la crisis nacional. Aún sin la crisis, ha añadido, el resultado sería el mismo pasados unos años. Valero ha recordado que según datos de la Unión Europea, el gasto en pensiones en 2060 será un poco más bajo y sin embargo seremos más y viviremos más, por tanto las pensiones serán más reducidas.

Valero ha indicado que el verdadero problema es de adecuación y suficiencia de las pensiones. En este sentido, ha dicho que la tasa de reemplazo en 2060 será inferior al 50% y que 10 años después, la pensión perderá otro 10% del valor adquisitivo. “Vamos a tener pensiones mucho más bajas”, ha concluido.

En la misma línea, ha recordado que los problemas de longevidad son globales y que las medidas en otros países de nuestro entorno, han sido aumentar la edad de jubilación, la contribución definida nocional o “cuentas nocionales” que vinculan la prestación a un esfuerzo contributivo de forma directa y otros países impulsan los sistemas complementarios.

“Si cada vez vivimos más, es razonable compensarlo con más tiempo en activo, o vincularlo a la esperanza de vida o a factores de sostenibilidad, o cambiar a sistemas de contribución definida nocional”, ha concluido.

Ante este hecho, ha añadido que “cualquier cambio drástico de modelo debe tener un amplio periodo de discusión y un periodo de implantación suficientemente importante para que ninguna generación cargue con el peso del cambio”.

“O aumentamos cotizaciones –prosiguió Valero- o reducimos prestaciones o retrasamos la edad de jubilación. La otra opción más improbable es el aumento de riqueza. La gente tiene que estar informada, hay que quitar el miedo e informar objetivamente, para que la gente pueda actuar. Es terrible que alguien llegue a la edad de jubilación y se entere de que cobrará menos, sin tener capacidad de maniobra”.

Valero ha aconsejado ante una eventual reforma considerar lo mejor de cada país de nuestro entorno y apostar por pensiones mínimas suficientes, por implantar un sistema de reparto con una mayor vinculación al esfuerzo de contribución y posibilitar la instrumentalización de un sistema complementario de semiobligatoriedad. Además, considera que habría que adecuar las prestaciones a la realidad social, como la viudedad, sobre la que ha añadido que “cambiar al financiador no resuelve el problema”.

Volver Imprimir página Enviar noticia por email

Pie de página

© 2015 Seguridad Social. Todos los derechos reservados